Febrero 2014

JULIANA CECI
Vanitas

Juliana se pierde en el tiempo mientras dibuja una naturaleza muerta. Al ritmo de Nick Cave sobre-vuela profunda y suavemente una hoja blanca. No la toca, sino a través de un 2H muy largo. Ella está infinita y entregada a las plumas de ese pájaro que mira y ya no ve. Es/fue una Calandria, la que imita/imitaba el canto de los otros, ellas han tenido cierta intimidad. Eros está escondido entre sus pelos y los pliegues de una orquídea embalsamada. Es al único Dios al que ella obedece. Qué silencio tiene ese lápiz aterciopelado y persistente, que la acompaña en hacer “imagen”, ella quiere que esto dure siempre.

Maja Lascano