Diciembre 2017

GABRIEL CHAILE
Proto: una película de Gabriel Chaile


Sinopsis:

El mundo es distinto, no se sabe bien si es el principio del fin o el fin del principio, la naturaleza y la cultura han desaparecido, no hay rastros de vida en el planeta, todo se comporta de manera distinta e impredecible, los astros se mueven a su antojo y convive el día con la noche; las plantas se han petrificado y solo son conductos que expulsan el petróleo que ha subido de nivel, otorgándoles a las antiguas plantas la doble función de dar luz y calor.
En ese paisaje extraño y rosado, un cuadrúpedo mecánico y vagabundo  se alimenta de las plantas para tener energía,  en sus caminatas por la tierra se encuentra con restos de lo que había en el principio: un huevo y un ladrillo. La triada se une para formar un ser con un único objetivo: fecundar y así  generar  vida. Una travesía sin rumbo.
En su viaje se encontraran con el único sobreviviente en la tierra: un mosquito.  El huevo, el ladrillo y las patas ven en el mosquito la posibilidad de ser fecundados, mientras que el mosquito ve en ellos la posibilidad de comer, lleva mucho tiempo dando vueltas y tiene mucha hambre.
Comienzan una serie de aventuras por el planeta, hasta el día que el mosquito persigue al huevo con tanto empeño que el triunvirato trata de huir, asustado, hasta que se produce el contacto; luego, en un breve tiempo le crece una  panza rojiza al huevo y estos creen haber llegado a su objetivo: el embarazo. Pronto se darán cuenta que solo es una picadura de mosquito. La decepción no impide que continúen la caminata, aún con esperanzas, por los diferentes paisajes pero a un ritmo mucho más lento.
Testigos de todas estas escenas son los astros, ahora seres independientes de ciclos y comportamientos que nosotros conocemos. Tanto el día como la noche que iluminan con brazos de luz, un día deciden unirse a través de las fases para buscar la temperatura justa y así otorgarle a la trinidad lo que tanto busca: la promesa de una vida.